Consejos para diseñar un vestidor a medida

Una de las piezas clave y más deseadas de una casa es el vestidor. Una zona de almacenaje que se convierte además en un espacio íntimo donde relajarse y pensar en uno mismo. Si estás planificando hacerte uno, te damos algunas pautas para diseñar un vestidor a medida funcional y acogedor. 

Diseñar un vestidor a medida práctico 

Por definición, un vestidor es una habitación de una casa utilizada para vestirse y para guardar la ropa. Es decir, un armario grande, amplio y sin puertas. 

Disponer de un vestidor es un lujo mucho más asequible de lo que parece, porque a veces no es necesario destinar una habitación en exclusiva a vestidor. Con una parte bien estructurada y organizada es suficiente. La clave está en organizar el espacio con sencillos y eficientes recursos. 

Para conseguirlo piensa:

  • Qué cantidad de ropa vas a guardar 
  • Qué tipo de ropa: trajes, jerseys gordos, camisetas, blusas y camisas, vestidos largos y cortos, pantalones, abrigos…
  • Los zapatos y botas
  • Los accesorios y complementos

Con esta información puedes calcular los metros que necesitas y comenzar a planificar qué sistemas de almacenaje te encajan mejor: estanterías, baldas, pantaloneros, barras para colgar, cajones y zapateros.  

Estanterías móviles 

Como hemos comentado antes, a veces no hace falta destinar toda una habitación como vestidor, puedes disfrutar de un amplio armario abierto con forma de L o de U que se integre en el dormitorio. 

En estos casos, para rentabilizar el espacio puedes utilizar estanterías móviles. Baldas que recolocas según las necesidades del momento y de la temporada. De esta manera en invierno dispondrás de un hueco alto para colocar los jerseys más gruesos y en verano puedes darle más protagonismo y espacio a la barra para colgar vestidos y faldas. 

Un espacio acogedor que evoca la calma

Además de funcional, el vestidor tiene que ser un espacio para que te relajes, para que disfrutes trasteando y probándote ropa. En definitiva, un espacio para quererte. 

Pon un espejo de cuerpo entero que puedes colgar o simplemente apoyar sobre la pared. Incluye una cajonera en escalera que puedas usar como taburete para sentarte mientras te cambias.

Y, si dispones de espacio, un tocador con espejo y cajonera para guardar tus joyas, accesorios y tu cosas de maquillaje hará que tengas un espacio especial que te hará disfrutar más de tu hogar.